5 Señales de que has estado haciendo demasiadas cosas juntas

Cuando las cosas no cuadran en tu vida, comienza a restar.

El estar ocupado es una enfermedad.

Piensa en tu propia vida y en las vidas de tus seres queridos. La mayoría de nosotros tenemos la tendencia a hacer todo lo que podemos, atestando cada minuto de nuestra vigilia con eventos, extravagancias, tareas y obligaciones.

Creemos que hacer más nos dará más satisfacción, éxito, etc. Cuando muchas veces ocurre exactamente lo contrario.

Menos puede ser mucho más gratificante a largo plazo. Pero estamos tan comprometidos con nuestros caminos que no podemos ver esto.

Y entonces…

  • Cuando trabajamos, pasamos de una tarea a la siguiente de forma rápida y continua, o hacemos varias tareas, haciendo malabarismos con cinco cosas a la vez hasta el final del día… y aún así sentimos que no hemos hecho lo suficiente de las cosas correctas.
  • Cuando finalmente nos separamos para hacer algo de ejercicio saludable, tendemos a esforzarnos lo más que podemos… hasta que estamos exhaustos y doloridos, y es menos probable que deseemos hacer ejercicio mañana.
  • Cuando vamos a un buen restaurante, queremos probar todos los aperitivos, bebidas y platos principales, complaciéndonos con tanta delicia como podamos… y nos vamos sintiéndonos hinchados, a veces incómodos, y luego nuestra cintura se estira.
  • Cuando viajamos a una nueva ciudad, queremos verlo todo, cada punto de referencia y cada sesión de fotos, así que hacemos todo lo que podemos físicamente … y regresamos a casa de nuestro viaje completamente agotados.

¿Cómo podemos controlar nuestro impulso de hacer demasiado?

Simplemente céntrate más en hacer menos en cada paso del camino.

Ten en cuenta la necesidad de exagerar.

Me tomó un tiempo entenderlo, pero lo estoy logrando…

  • Cuando estoy trabajando, hago solo una cosa a la vez con total concentración . Y cuando me doy cuenta de que estoy haciendo varias tareas a la vez o me siento abrumado, limpiaré toda mi lista y haré una lista de solo una a tres tareas clave que absolutamente necesito completar para el final del día. Y sí, a veces esta lista es solo una cosa larga, porque me ayuda a concentrarme en lo que es realmente importante y no sentirme abrumado.
  • Cuando fui al gimnasio hace dos días, sentí la necesidad de esforzarme al máximo. Me di cuenta de esto y en su lugar decidí dejar ir ese impulso. Hice un entrenamiento sólido de 45 minutos, pero dejé algo de combustible en mi tanque. Ayer volví al gimnasio y dediqué otros 45 minutos a un ritmo similar. Esta mañana, me habría gustado hacer lo mismo, pero decidí hacer un trote ligero en su lugar. Mi régimen de ejercicio es sostenible y es por eso que rara vez me hago daño o me pierdo un día.
  • Cuando me siento en un buen restaurante, no trato de probar y comer tanto como sea posible. En cambio, quedo satisfecho, pero no hinchado. Como menos de lo que solía hacerlo. Esto es algo con lo que todavía lucho a veces, porque no es fácil. Requiere práctica. El resultado, sin embargo, es que me siento significativamente mejor después de cada comida y mi cintura me lo agradece.
  • Cuando viajo a una nueva ciudad, no trato de hacerlo todo. Elijo algunas cosas para hacer y me tomo mi tiempo. Luego dejo la ciudad sabiendo que hay mucho que ver en mi próxima visita, me dejo queriendo algo más maravilloso.

De todos modos, espero que te unas a mí en este viaje.

Hagamos un poco menos… y hagamos que lo menos cuente aún más.

Aquí hay cinco señales de que ahora es el momento adecuado para hacer precisamente eso:

  1. Te sientes abrumado por todo lo que hay que hacer. – Recuerda, comprometerte en exceso es el error más grande que comete la mayoría de las personas y que hace que la vida sea estresante y abrumadora. Es tentador completar cada momento del día con una lista de tareas, eventos, obligaciones y distracciones. No te hagas esto a ti mismo. NO PUEDES hacerlo todo. ¡Tienes que dejar ir algunas cosas!
  2. En realidad, estás intentando (consciente o inconscientemente) hacerlo todo. – Otro tema importante que mantiene a muchos de nosotros atrapados en un ciclo debilitante de ajetreo es la fantasía en nuestras mentes de que podemos ser todo para todos, en todas partes a la vez, y un héroe en todos los frentes. Pero, por supuesto, esa no es la realidad. La realidad es que no somos Superman o Wonder Woman, somos humanos y tenemos límites. Tenemos que dejar de lado esta idea de hacer todo y complacer a todos y estar en todas partes a la vez. O vas a hacer algunas cosas bien o lo harás todo mal. Esa es la verdad.  
  3. No tienes tiempo para apreciar el espacio en tu día. – Tu vida no se trata solo de las cosas que haces, también se trata del espacio abierto entre las cosas. Eso significa que el espacio en sí es algo que también debe apreciarse. Entonces, por ejemplo, si pasas la mañana meditando y leyendo, la mañana no solo es valiosa por la meditación y la lectura; el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo que pasas caminando hacia tu tapete de meditación, o encontrando tu libro, o pasando las páginas, o sirviéndote una taza de té, o sentado y mirando el amanecer… estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa. Controla tu ritmo para que no te apresures de una cosa a otra, sino que observas y aprecias los espacios intermedios también.
  4. Has perdido la noción de tus prioridades. – Las prioridades no se hacen automáticamente. Tienes que hacer tiempo para lo que es importante para ti: tiempo con tu pareja, tiempo con tus hijos, tiempo para crear, tiempo para aprender, tiempo para hacer ejercicio, etc. Deja todo lo demás a un lado para hacer tiempo. Al decir no a más cosas que no suenan realmente emocionantes, puedes decir que sí a más de lo que es realmente importante.  
  5. Tu espacio físico es un desastre desordenado. – Si no tienes suficiente tiempo para mantener organizado tu espacio físico, estás haciendo demasiadas cosas incorrectas. Punto. Y es muy probable que también estés comprando demasiadas cosas incorrectas. Limpiar tu espacio físico puede llevar a un espacio mental menos abarrotado; el desorden innecesario nos atrae y nos distrae de más formas de las que a menudo creemos. Así que recuerda, estar presente en tu espacio físico es esencialmente la forma de cómo quieres vivir tu vida.

Pensamientos finales

Quiero dejarles con dos citas del libro de Joshua Becker, Más de menos , porque acabo de volver a leerlo y me encanta cómo su sentimiento complementa coincidentemente esta publicación del blog:

  • “Nuestras posesiones (y obligaciones) excesivas no nos hacen felices. Peor aún, nos están alejando de las cosas. Una vez que dejamos de lado las cosas que no importan, somos libres de perseguir todas las cosas que realmente importan”.
  • “A veces, minimizar las posesiones (y obligaciones) significa que un sueño debe morir. Pero esto no siempre es malo. A veces, es necesario renunciar a la persona que queríamos ser para poder apreciar plenamente la persona en la que realmente podemos convertirnos”.

¡Salud por hacer la vida más simple de nuevo! 🙂

Tu turno…

¿De qué manera necesitas empezar a hacer menos?

Leave a Comment