Memorándum a quienes han Mentido para impresionar a otros

“La honestidad es el primer capítulo del libro de la sabiduría”.

-Thomas Jefferson

Este artículo se inspiró en un breve correo electrónico que recibí recientemente de un nuevo estudiante:

Querido José,

En uno de tus correos electrónicos recientes, pediste a tus alumnos que pensaran en una debilidad que les gustaría cambiar. El mío es decir mentiras. Aunque por lo general son pequeñas mentiras, me dejo llevar. Miento sobre las cosas todo el tiempo, principalmente para parecer mejor de lo que soy… porque quiero impresionar a la gente. ¡Pero cada vez es más difícil! Siento que cada pequeña mentira lleva a otra, y me está desgastando. ¡Estoy harto de mi propia deshonestidad! Ayúdame a romper con este hábito. Necesito motivación para hacer un cambio de una vez por todas. Tu sabiduría sobre este tema será muy apreciada.

Atentamente,

Un estudiante deshonesto

Mi respuesta (una respuesta abierta a todos los que han mentido para impresionar a la gente):

Estimado estudiante deshonesto,

Es hora de una breve historia sobre la vida…

Érase una vez, un rey anciano que sabía que se acercaba el final de su vida, y decidió que era hora de designar un sucesor. Dado que lamentablemente había perdido a su esposa e hijos en un terrible accidente, decidió ceder el trono a un niño afortunado. Entonces convocó a niños de todos los rincones de su reino y les pidió que visitaran el castillo de inmediato.

Cuando llegaron los niños, les dio a cada uno una pequeña semilla marrón. “Quiero que plantes tu semilla, le des luz del sol y agua, y la cuides bien”, dijo. “En exactamente seis meses a partir de hoy, regresa al castillo con la planta que has cultivado. ¡El niño que cultive la planta más hermosa será guiado por mí para que se convierta en el próximo rey o reina! “

Uno de los niños afortunados que recibió una semilla ese día fue una niña llamada Skye. Inmediatamente corrió a casa y plantó cuidadosamente su semilla en una maceta de tierra rica en nutrientes, y luego la colocó en un alféizar bien iluminado. Todos los días Skye regó y cuidó de su semilla. Unas semanas más tarde, varios otros niños de su escuela comenzaron a presumir de sus hermosas plantas, pero la maceta de Skye todavía estaba vacía. A pesar de su constante cuidado, su semilla no había crecido en absoluto.

Pasaron rápidamente seis meses y llegó el momento de que todos los niños regresaran al castillo para mostrarle al rey la planta que habían cultivado. Skye no quería irse con su maceta vacía de tierra, pero sus padres le dijeron que fuera honesta sobre su fracaso. Desalentada y abatida, Skye escuchó a sus padres y regresó al castillo. Se quedó en silencio en la parte trasera de la habitación donde el rey estaría evaluando las plantas de todos, y esperó a que la evaluaran.

Cuando el rey entró en la habitación se quedó asombrado al ver tantas plantas hermosas. Luego procedió a caminar de niño en niño admirando lo que habían crecido. Y cuanto más se acercaba el rey a Skye, más lágrimas se le llenaban los ojos.

El rey finalmente se paró ante ella y su maceta vacía de tierra. “¿Cuál es su nombre?” preguntó el rey.

“Skye”, dijo con un gemido.

“¿Dónde está tu planta, Skye?”

Agachando la cabeza en humillación, Skye respiró hondo y luego miró al rey y dijo la verdad: “Su majestad, planté la pequeña semilla marrón que me dio en esta maceta, y le di mucho sol y agua cada día. Pero la semilla no creció en absoluto. He fallado.

De repente, la voz del rey tronó por toda la habitación: “¡Mirad! ¡Mi sucesor! ¡Tu próxima reina! ¡Su nombre es Skye! “

El silencio y la confusión invadieron la habitación mientras el rey continuaba: “Hace seis meses, les di a todos aquí una semilla marrón hervida que no podía convertirse en una planta. Solo Skye tuvo el corazón y el coraje de compartir la verdad conmigo hoy. ¡Muy pronto, ella liderará nuestro reino muy bien!”

RECUERDA:

Como amigos, como miembros de la familia, como compañeros de equipo… con demasiada frecuencia sentimos la necesidad de mentir sobre nuestras experiencias y logros, simplemente para parecer más grandes y mejores de lo que somos. Creemos que si constantemente mostramos las “hermosas plantas” que hemos cultivado, los demás nos amarán y respetarán. Pero esto está lejos de la verdad.

Cuando compartimos nuestras verdades de manera abierta y honesta, no solo construimos el tipo de confianza que abre las puertas a relaciones más profundas y oportunidades reales, sino que también facilitamos que las personas con las que pasamos nuestras vidas sean más abiertas y honestas con nosotros, lo que hace que cada momento juntos sea más saludable y pacífico.

Atentamente,

José Lebreault

Tu turno…

¿Cómo encuentras la fuerza para mantenerte firme en la verdad, incluso cuando hacerlo es difícil?

Leave a Comment