9 Cosas para empezar a hacer por tu propia felicidad

En este momento, no te juzgues ni te reprendas por la duración de tu viaje. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para recorrer nuestra propia distancia. Y cada paso es necesario.

Considera esta publicación como tu recordatorio…

He pasado los últimos años entrenando a personas de todas las edades y grupos demográficos, de todo el mundo. Esta experiencia me ha enseñado, sobre todo, que cada quien viaja a su manera. Algunas personas comienzan sus carreras nada más terminar la universidad a los veinte años, solo para encontrarse abrumados y comenzar de nuevo cuando llegan a los treinta. Otros comienzan a trabajar en trabajos de salario mínimo justo después de la escuela secundaria y ascienden en la escala corporativa, jubilándose felizmente a mediados de los sesenta. Algunas personas se enamoran y se casan a mediados de los veinte, pero terminan divorciados unos años después. Otros se casan a principios de los cuarenta y pasan cuatro décadas con su alma gemela. Algunas parejas son ridiculizadas por convertirse en padres adolescentes, pero terminan viviendo para conocerse los hijos de sus hijos. Otras parejas quedan embarazadas a mediados de los cuarenta y son ridiculizadas por poner en riesgo a sus hijos al nacer.

Una vez más, el viaje de todos es diferente. Y todo el mundo está haciendo la vida bien, a su manera.

Entonces, recuérdate ahora mismo: no hay absolutos en la vida.

Y ciertamente no hay plazos fijos.

¡NO es demasiado tarde para aprovechar al máximo las cosas!

Estás exactamente donde necesitas estar ahora mismo.

Lo que significa . . .

1. No es demasiado tarde para comenzar a hacer las cosas difíciles que necesitas hacer para ser más feliz.

Todos los grandes logros requieren tiempo y trabajo duro. Las cosas buenas no son fáciles. Y la práctica constante es la única forma en que puedes soportar los períodos grises.

Cuando queremos que las cosas sean fáciles y esperamos que lo sean, inevitablemente nos decepcionamos. Entonces, nuestra decepción nos motiva a rendirnos demasiado pronto. Y lo que pasa con darse por vencido demasiado pronto es que nunca se sabe. Nunca se sabe si podrías haber hecho el esfuerzo y hacer algo increíble con tu vida. Personalmente, me esforcé bastante a lo largo de los años, porque estaba harto de los mismos problemas de siempre. ¿Qué pasa contigo?

Encuentra el coraje para hacer las cosas difíciles de la vida. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asustan. Las cosas que otros no pueden hacer por ti. Las cosas que te hacen cuestionar cuánto tiempo más puedes aguantar y seguir adelante. Porque esas son las cosas que te definen. Esas son las cosas que marcan la diferencia entre existir y vivir, entre conocer el camino y recorrer el camino… entre una vida de mediocridad y una vida llena de felicidad y éxito.

¡Sí, encuentra el coraje!

Y recuerda, el coraje no siempre ruge en voz alta. A veces, el coraje es simplemente la voz tranquila al final de la noche, que susurra: “Lo intentaré de nuevo mañana”.

2. No es demasiado tarde para ser principiante.

Somos productos de lo que sabemos, pero no tenemos por qué ser prisioneros de ello. Cuando dejas de aprender, dejas de vivir una vida significativa. La riqueza de la vida no proviene de residir siempre en un territorio familiar y confortable. Es cuando te aventuras lejos de lo familiar que te vuelves más fuerte y más capaz.

Debes aferrarte firmemente a tus valores fundamentales y, al mismo tiempo, abrir tu corazón y tu mente a nuevas ideas, sentimientos y experiencias. Tu propia perspectiva se volverá más clara cuando mires las cosas desde diferentes ángulos. Encuentra formas de proporcionar un desafío saludable a tu comprensión actual de la vida, y descubrirás y experimentarás mucha más magia de la vida en los próximos días.

En pocas palabras: mientras estés respirando, solo estás comenzando.

3. No es demasiado tarde para dejar de compararte con los demás.

Deja ir la necia necesidad de comparar y te liberarás para lograr lo que más te importa. A veces tienes que recordarte a ti mismo que no tienes que ser y hacer siempre lo que los demás están haciendo.

Si compites con otros, te amargarás. Si compites con una versión anterior de ti mismo, mejorarás. Es tan simple como eso. No compites con nadie más que contigo mismo; planea superar tu pasado, no a otras personas.

Y ten en cuenta que cuando no estás compitiendo contra otros, puedes trabajar con ellos en un objetivo común. Puedes usar tus conocimientos y talentos combinados para lograr lo que ninguno de ustedes puede hacer solo. El increíble crecimiento y aprendizaje personal se produce a través de las relaciones cuando el espíritu competitivo se reemplaza por uno colaborativo.

4. No es demasiado tarde para darte un sello amoroso de aprobación.

No necesito el afecto o la aprobación de nadie para ser lo suficientemente bueno ante mis propios ojos.

Repítete eso y deja que se hunda.

Otras personas no pueden validarte. De hecho, cuando alguien te rechaza, te abandona o te juzga, el 99% de las veces no se trata de ti. Se trata de ellos y de sus propias inseguridades, limitaciones y necesidades, y no tienes que internalizar nada de eso.

Tu valor no depende de que otras personas te acepten, es algo inherente. Estás vivo y, por tanto, importas. Puedes aferrarte a la verdad de que lo que eres es digno. Y puedes crear una distancia saludable con cualquiera que insista en hacerte sentir lo contrario.

5. No es demasiado tarde para dejar de tomarte personalmente las pequeñas molestias.

Otro conductor se interpuso en el tráfico. Tu amigo nunca te respondió. Tu compañero de trabajo fue a almorzar sin ti. Todos pueden encontrar una razón para ofenderse a diario. Pero, ¿qué hizo que te sintieras ofendido? Te tomaste las cosas de manera personal y dramática. Básicamente todo sobre ti al asignar una intención negativa a estas acciones que de otro modo serían arbitrarias. Y dejas rugir tu temperamento.

No te hagas esto a ti mismo. No finjas que las acciones diarias de todos se refieren a ti. No lo son. Las acciones de la gente tienen que ver con ELLAS. ¡Así que déjalo ir!

¿Cómo sería diferente tu vida si te alejaras del drama, los chismes y las suposiciones no constructivas?

Que hoy sea el día en que lo descubras.

6. No es demasiado tarde para convertirte en una prioridad.

La vida se vuelve mucho más fácil cuando eres tu mejor amigo. Así que no te olvides de ti y tampoco seas demasiado duro contigo mismo. Hay muchos otros que harán ambas cosas por ti.

Recuerda, no hay absolutamente nada egoísta en el cuidado personal. Si no te cuidas bien, no podrás cuidar bien a nadie más. Porque no podemos dar lo que no tenemos. Trátate bien y darás vida a los demás.

7. No es demasiado tarde para sentir la calidez y la alegría de animar a los demás.

Una vez que tu propio cuidado personal esté en orden, no hay mejor ejercicio para tu corazón y tu mente que agacharte y levantar a las personas.

En verdad, la generosidad no es solo para ayudar a los demás, también es para liberarte. Es lo que evita que las cosas que posees lo sean. Por eso no puedes vivir en abundancia hasta que hayas hecho algo bueno por alguien que nunca podrá pagarte. Medita en esto y vive con gracia hoy.

8. No es demasiado tarde para dejar de pensar, y de sobrepensar TODO.

A veces, tu mente lucha innecesariamente con eventos que no son ni remotamente probables. Tu dolor de garganta es potencialmente mortal. Tu licencia de conducir perdida cayó en manos de un sinvergüenza que busca robar tu identidad. La negatividad como esta solo genera más negatividad. Es una marea de felicidad. Te alejará de la orilla y, si no te alejas nadando, te hundirá.

Deje de pensar demasiado en cada dilema. Las respuestas llegan a una mente relajada. El espacio permite que las cosas encajen en su lugar. Una actitud tranquila produce los mejores resultados.

Cuando tus miedos y ansiedades te hacen mirar demasiado profundamente las cosas, creas problemas, no los solucionas. Si piensas y piensas y piensas, pensarás que estás alejado de la felicidad una docena de veces.

9. No es demasiado tarde para abrazar sinceramente la vida que estás viviendo actualmente.

Antes de que realmente puedas VIVIR hoy, una parte de ti tiene que morir primero. Tienes que dejar ir y enterrar lo que podría haber sido, cómo deberías haber respondido y lo que desearías haber hecho de otra manera. Tienes que aceptar que no puedes cambiar una experiencia pasada, las opiniones de los demás en ese momento o los resultados de sus elecciones o las tuyas. Cuando finalmente aceptes esta verdad, finalmente comprenderás el verdadero significado de perdonarte a tí mismo y a los demás. Desde este punto finalmente estarás presente y libre.

Recuerda, has pasado por mucho, pero también has crecido mucho. Reconoce tu capacidad de recuperación y da un paso adelante hoy con gracia.

Pensamientos finales

Si tienes problemas con alguno de estos puntos, mira que no estás solo. Muchos de nosotros estamos allí contigo, trabajando duro para sentirnos mejor, pensar con más claridad y vivir una vida libre de adicciones. 

La conclusión es que nunca es demasiado tarde para dar un paso en la dirección correcta. ¡Nunca es demasiado tarde para liberarse y convertirse en la persona que eres capaz de ser!

Tu turno…

¿Qué recordatorio resonó más?

Leave a Comment