5 Mantras de fin de año que harán transformar tu vida en 2021

Terminemos este año loco con una breve historia sobre la vida…

La tragedia golpea a una mujer que aún no es vieja. Una minivan que viaja hacia ella en una oscura carretera de montaña choca con su auto casi de frente justo después del atardecer. Agarra el volante con tanta fuerza como puede y se adentra en la ladera rocosa hasta que su coche se detiene con un chirrido. La minivan se voltea de costado y patina en la otra dirección por un acantilado, cayendo casi 200 metros al suelo. En el interior, una joven familia de cinco personas de camino a la casa de la abuela para la víspera de Año Nuevo.

La mujer no recuerda los eventos que siguieron durante los siguientes días. No recuerda a los tres testigos oculares que la consolaron y le aseguraron que no era culpa suya, que el otro conductor se había desviado hacia su carril. No recuerda cómo llegó a la sala de emergencias o el hecho de que permaneció allí durante más de una semana, hasta bien entrado el Año Nuevo, para tratar una conmoción cerebral severa y huesos rotos.

Lo que sí sabe, y recuerda claramente, es la interminable serie de días que pasa sentada sola en su dormitorio, llorando y pensando: “¿Por qué yo?” ¿Por qué después de 48 años de asistencia a la iglesia los domingos, fe inquebrantable y servicio comunitario regular y trabajo de caridad, Dios le pediría que pasara el resto de su vida sabiendo que ella sola mató a toda una familia?

Tiene una familia propia que intenta consolar su corazón enfermo, pero ahora los ve solo como la familia que ha tomado del mundo. Ella también tiene una red desbordante de amigos cercanos que quieren verla sonreír nuevamente, pero ahora representan amigos que otros han perdido por su culpa.

La mujer que aún no es vieja comienza a envejecer más rápidamente. En unos pocos meses, es un caparazón de lo que era antes: piel y huesos, arrugas que se arrugan debajo de los ojos, una mirada abatida hacia abajo y un agujero en su corazón que se ha ensanchado tanto que siente que no queda nada en absoluto.

Todas las personas que la rodean, esos familiares y amigos que se preocupan tanto, han hecho todo lo posible para revivirla a su antiguo yo. Cuando el amor no funcionó, intentaron unas vacaciones relajantes. Cuando las vacaciones no funcionaron, intentaron involucrarla en actividades comunitarias saludables. Cuando las actividades de la comunidad no funcionaron, buscaron médicos. Y ahora se han resignado a intentarlo. Porque la mujer que ahora es anciana se ha resignado por completo a todo.

Llega una noche, la víspera de Año Nuevo exactamente un año después del accidente, cuando decide que ya no vale la pena, que es hora de dejar este mundo atrás. Quizás para ir a algún lugar mejor. Quizás para ir a ninguna parte. Por suerte, decide pensarlo mejor, porque apenas tiene fuerzas para mantener los párpados abiertos. Así que cierra los ojos y al instante cae en un sueño profundo.

Y comienza a soñar. En él, ella está sentada en una habitación con poca luz en una mesa redonda frente a una anciana que se parece mucho a su difunta madre, quien casualmente falleció la mañana de Año Nuevo cinco años antes del accidente. Se miran en silencio durante varios minutos y luego la anciana habla.

“Querida, la tragedia es simplemente un milagro que espera ser descubierto. Porque dentro de la tragedia se encuentran las semillas del amor, el aprendizaje, el perdón y la empatía. Si optamos por plantar estas semillas, crecerán fuertes. Si, por el contrario, decidimos pasarlos por alto, prolongamos nuestra tragedia y dejamos que alguien más descubra el milagro”.

La anciana llora en el sueño. Piensa en su esposo, sus hijos y todas las personas maravillosas que la aman y la cuidan. Y de repente se da cuenta de que en lugar de utilizar el trágico accidente para darse cuenta de lo preciosa que es la vida, ha prolongado la tragedia y esencialmente ha dejado de vivir su vida. Y está muy cerca, ahora, de pasar todo su dolor y pena a las personas que más ama en este mundo.

Abre los ojos y respira hondo. Ella está viva. Se da cuenta de que todavía tiene la oportunidad de cambiar las cosas. . . para reparar los pedazos rotos y experimentar el milagro que viene después de la tragedia. . . plantar las semillas del amor, el aprendizaje, el perdón y la empatía, y regar estas semillas hasta que crezcan fuertes.

Ella se da vuelta y besa a su esposo en la mejilla y le despeina el cabello hasta que sus párpados comienzan a revolotear. Abre los ojos y la mira, totalmente confundido. Hay una chispa en sus ojos que no ha visto en mucho tiempo, una chispa que pensó que había muerto con su juventud el día del accidente. “Te quiero mucho”, dice ella. “Te he echado de menos”, responde en voz baja mientras besa sus labios. “Feliz año nuevo y bienvenido”.

Nuestras Historias. . . Después de un año duro

La mujer de la historia anterior es una amiga cercana. Su nombre es Wendy, y me alegra decir que está viva y bien, y no tan “vieja” como lo fue antes. Dicho esto, sin embargo, conozco muchas almas hermosas como ella que todavía están luchando desesperadamente en estos momentos finales de 2020. He estado hablando con ellos todos los días.

A través de sesiones de coaching, cursos de capacitación, sinceras conversaciones y seminarios he aprendido mucho sobre la condición humana y las historias que nos aferramos y nos recitamos. Y, para muchos de nosotros, el final del año es cuando todo llega a un punto crítico. Pasamos los últimos días del año libres del trabajo y la escuela, reflexionando sobre el estado de nuestras vidas. No todo es malo, por supuesto, pero incluso cuando los tiempos son buenos en general, nuestras mentes tienden a volver a las versiones personales (quizás menos intensas) del accidente de Wendy en esa oscura carretera de montaña.

Yo no soy diferentes. Por decir lo menos, 2020 no ha sido el año más fácil para reflexionar. Ciertos recuerdos recientes son laboriosos de procesar.

¿Mi solución?

Mantener las cosas en perspectiva. Me alimento de manera proactiva con los recordatorios correctos, mi mantra de fin de año, para aliviar la mente adoloridas y redirigir mi energía de manera efectiva. Te desafío a que te recuerdes a ti mismo también. . .

Mantra #1: No estás solo.

No tengas miedo de dejar entrar a alguien especial cuando estés en un lugar oscuro. Sabes quién es esta persona. No esperes que resuelvan tus problemas; simplemente te permiten hacer frente a tus problemas juntos. Dales permiso para estar a tu lado (incluso si es virtualmente a través de FaceTime o Whatsapp). No necesariamente podrán sacarte del lugar oscuro en el que te encuentras, pero la luz que se derrama cuando entran al menos te mostrará en qué dirección está la puerta.

Sobre todo, lo importante que debes recordar es que no tienes que afrontar tiempos difíciles tú solo. No importa cuán extraño, avergonzado o patético te sientas acerca de nuestra propia situación, hay alguien en tu vida que ha lidiado con emociones similares y que quiere ayudarte. Cuando te escuchas decir: “Estoy solo”, es solo tu mente tratando de venderte una mentira. ¡No lo creas! No estás solo.

Mantra #2: Esté aquí ahora y respire.

La vida a menudo nos lleva a viajes que nunca seguiríamos si fuera por nosotros. No tengas miedo. Tener fe. Confía. Cree en ti mismo en tiempos difíciles. Cree en tu capacidad de curar. Cree que las respuestas están esperando. Cree que la vida te sorprenderá una y otra vez. Cree que todo vale la pena.

Sí, has sido herido. Has pasado por numerosos altibajos que te han convertido en quien eres hoy. Han sucedido tantas cosas, cosas que han cambiado tu perspectiva, te han enseñado lecciones y han obligado a crecer tu espíritu y tu alma. Mira la belleza en esto. Aprecia tu progreso. Reconoce tu capacidad de recuperación y lo lejos que has llegado. . .

Has vivido.

Has aprendido.

Has sobrevivido a todos tus días malos.

Y sigues aquí creciendo.

Por lo tanto, recuérdate ahora mismo: no son tus días malos. No eres tus errores. No eres tus cicatrices. No eres tu pasado. Vive aquí ahora y respira.

Mantra # 3: Este es el comienzo.

Todo en la vida, cada situación y cada relación, tiene que llegar a su fin eventualmente. Es importante apreciar y aceptar el final de una era: alejarse con sensatez cuando algo ha llegado a su inevitable conclusión. Dejar ir, pasar la página, avanzar, etc. No importa cómo lo llames, lo que importa es que dejes el pasado donde pertenece para poder sacar lo mejor de la vida que está disponible en el presente para ser vivida. Este final no es EL FIN, es solo tu vida comenzando de nuevo de una manera nueva. Es un punto de tu historia en el que un capítulo se desvanece en el siguiente.

En gran medida, esto nos pasa constantemente. Está sucediendo ahora mismo.

Todos los días tenemos que aceptar el hecho de que las cosas nunca volverán a ser como solían ser, y que este final es realmente el comienzo. Este concepto puede ser difícil de aceptar a veces, pero siempre es la verdad. La vida es impermanencia sin fin. Y es hermoso. Significa que nada está realmente detrás de ti. Significa que la vida siempre comienza ahora, ahora mismo, no mañana, ni al día siguiente ni al siguiente. Y significa que puedes tener el nuevo comienzo que desees cuando lo desees.

Así que sé humilde. Sé fácil de enseñar. El mundo es siempre más grande que tu visión momentánea del mundo. Ahora mismo hay mucho espacio para una nueva idea, un nuevo paso. . . un nuevo comienzo.  

Mantra # 4: En tu respuesta está tu poder.

El objetivo no es deshacerse de todos tus pensamientos negativos, sentimientos y situaciones de la vida del año pasado. Eso es imposible. El objetivo es cambiar tu respuesta a ellos.

¿El primer paso?

Anclarte en el presente. Porque pase lo que pase, siempre puedes librar las batallas de hoy. Solo cuando agregas las infinitas batallas de ayer y mañana, la vida se vuelve demasiado complicada.

La forma más fácil de encontrar presencia y cambiar su respuesta inmediata es comenzar por evaluar la tensión en tu cuerpo y postura. De hecho, apuesto a que puedes encontrar algún tipo de tensión en tu cuerpo en este mismo momento. Para mí, a menudo está en mi cuello, pero a veces está en mi espalda y hombros.

¿De dónde viene esta tensión que sentimos? Nos resistimos a la vida de alguna manera, tal vez nos desanime la verdad, nos frustran nuestras circunstancias o nos abruman el camino que tenemos por delante. Y nuestra resistencia mental genera tensión en nuestro cuerpo e infelicidad en nuestra vida. 

¿Qué hacer parar liberarte de tu resistencia y la tensión?

  • Localiza la tensión en tu cuerpo ahora mismo.
  • Fíjate en lo que estás resistiendo y contra lo que te estás poniendo tenso; podría ser una situación o persona con la que estás tratando o evitando.
  • Relaja la zona tensa de tu cuerpo; la respiración profunda y un estiramiento rápido a menudo ayudan.
  • Enfréntate a la misma situación o persona, pero con cuerpo y mente relajados.

Repite esta práctica tantas veces como sea necesario; conviértalo en un pequeño ritual diario. Afronta el día con menos tensión y más presencia. Cambia tu modo de respuesta de uno de lucha y resistencia a uno de paz y aceptación. Y mira cómo cambiar tu vida al hacerlo.  

Mantra # 5: Tienes suficiente para seguir adelante.

¿Qué pasa si te despiertas mañana solo con las cosas por las que estás agradecido hoy?

En serio, mira a tu alrededor y agradece ahora mismo. Por tu salud, tu familia, tus amigos y tu hogar. Nada dura para siempre.

E incluso en tiempos de incertidumbre, incluso cuando la vida parece estar lejos de ser perfecta, siempre es importante mantener las cosas simples en perspectiva.

  • Estás vivo.
  • No te dormiste con hambre anoche.
  • No te fuiste a dormir afuera.
  • Tenías la opción de qué ropa ponerte esta mañana.
  • No ha pasado ni un minuto temiendo por tu vida.
  • Conoces a alguien que te ama.
  • Tienes acceso a agua potable limpia.
  • Tienes acceso a Internet.
  • Puedes leer.

Algunos podrían decir que eres increíblemente rico y privilegiado. Así que recuerda estar agradecido por todas las cosas que tienes. Deja que tu entusiasmo se eleve de la depresión aprovechando la oportunidad muy real y presente que tienes para ser agradecido. Inspírate. Y luego haz todo lo posible para dar el siguiente paso más pequeño hacia 2021.

Es tu turno…

 ¿Qué punto o principio anterior resuena más en este momento y por qué?

Leave a Comment