7 Suposiciones que debemos dejar de hacer sobre otras personas

Nunca subestimes los desafíos de una persona. Todo el mundo está luchando. Algunos son mejores para ocultarlo.

Con demasiada frecuencia juzgamos a las personas con demasiada rapidez o de manera demasiado subjetiva. Nos contamos historias sobre ellos sin pensarlo detenidamente: nuestras percepciones y prejuicios se apoderan de nosotros. Me acordé de esto hoy cuando recibí lo siguiente en un correo:

“… Aprendí de la manera más difícil que una sonrisa puede ocultar tanto, que cuando miras a una persona nunca sabes cuál es su historia o lo que realmente está sucediendo en su vida. Esta dura realidad se hizo evidente para mí esta mañana cuando descubrí que una de mis mejores estudiantes —siempre sobresalientes, una actitud positiva y una sonrisa en su rostro— murió anoche por suicidio. ¿Por qué? Nadie parece saberlo. Y me está matando por dentro “.

Habla de una verificación de la realidad, ¿verdad?

Lo que nos decimos a nosotros mismos acerca de los demás, lo que creemos saber, a menudo está lejos de la verdad.

Y con eso en mente, estoy sentado aquí reflexionando sobre todas las pequeñas cosas que tenemos que dejar de asumir sobre otras personas, por su bien y el nuestro…

  1. Tenemos que dejar de asumir que las personas más felices son simplemente las que más sonríen. – Detrás de las amables sonrisas y los saludos que te da la gente, algunos se sienten heridos y solitarios. No te limites a ir y venir. Verlas. Atenderles. Compartir. Escucha. Amar. No siempre podemos ver el dolor de las personas, pero siempre pueden sentir nuestra bondad. Así que sé más amable de lo necesario.
  2. Tenemos que dejar de asumir que las personas que amamos y respetamos no nos decepcionarán. – Cuando esperamos la perfección tendemos a pasar por alto la bondad. Y la verdad es que nadie es perfecto. A veces, los confiados pierden la confianza, el paciente pierde su paciencia, el acto generoso es egoísta y los informados dudan de lo que saben. A todos nos pasa también. Cometemos errores, perdemos los estribos y nos pillan desprevenidos. Tropezamos, resbalamos y a veces nos caemos. Pero eso es lo peor… tenemos nuestros momentos. La mayoría de las veces somos bastante buenos, a pesar de nuestros defectos. Así que trata a las personas que amas en consecuencia, dales el espacio para ser humanos.
  3. Necesitamos dejar de asumir que las personas que hacen las cosas de manera diferente, lo hacen mal. – Todos tomamos diferentes caminos en busca de satisfacción, alegría y éxito. El hecho de que alguien no esté en tu camino no significa que esté perdido.
  4. Tenemos que dejar de asumir que las personas con las que no estamos de acuerdo no merecen nuestra compasión y bondad. – Exactamente lo contrario es cierto. La forma en que tratamos a las personas con las que estamos totalmente en desacuerdo es un boletín de calificaciones de lo que hemos aprendido sobre el amor, la compasión, la bondad y la humildad.  
  5. Tenemos que dejar de asumir que no podemos confiar en personas que no conocemos. – Algunas personas construyen demasiados muros en sus vidas y no suficientes puentes. No seas uno de ellos. Ábrete. Arriésgate a las personas. Deje que demuestren que sus dudas están equivocadas, gradualmente, con el tiempo.
  6. Tenemos que dejar de asumir que la gente grosera del mundo nos está atacando personalmente. – No podemos tomarnos las cosas como algo personal, incluso si parece personal. Rara vez la gente hace cosas por nosotros. Hacen cosas por ellos. Y hay una gran cantidad de libertad que nos llega cuando nos separamos de los comportamientos de otras personas. Así que recuerda, la forma en que los demás te tratan es su problema, la forma en que reaccionas es tuya.
  7. Necesitamos dejar de asumir que otras personas son nuestra razón de ser infelices, fracasados, etc. – Es posible que no podamos controlar todas las cosas que la gente nos dice y hace, pero podemos decidir que no nos reduzcan. Podemos elegir perdonar o podemos elegir olvidar. Podemos elegir quedarnos o podemos elegir ir. Podemos elegir lo que nos ayude a crecer. Siempre hay una elección positiva que hacer. Por lo tanto, el único conflicto real y duradero que tendrás en tu vida no será con los demás, sino contigo mismo… y cómo eliges responder… y las rutinas diarias que eliges seguir. 

Tratar con personas que nos ofenden profundamente

Algunos de los puntos anteriores (como los números 4 y 6) potencialmente requieren la voluntad de tratar cordialmente a las personas que nos gritan, nos interrumpen, nos cortan en el tráfico, hablan de cosas desagradables, etc.

Estas personas violan la forma en que pensamos que la gente debería comportarse. Y a veces su comportamiento nos ofende profundamente.

Pero si dejamos que estas personas nos afecten, una y otra vez, estaremos molestos y ofendidos con demasiada frecuencia.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

No existe una solución única para todo, pero aquí hay dos estrategias que recomiendo a mis estudiantes:

  • Sé más grande, piensa en grande. – Imagínate una niña de dos años que no obtiene lo que quiere en este momento. ¡Ella hace una rabieta! Este pequeño y momentáneo problema es enorme en su pequeña mente porque carece de perspectiva sobre la situación. Pero como adultos, sabemos más. Nos damos cuenta de que hay muchas otras cosas que un niño de 2 años podría hacer para ser feliz. Claro, eso es fácil de decir como adulto: tenemos una perspectiva más amplia, ¿verdad? Pero cuando alguien nos ofende, de repente volvemos a tener una perspectiva pequeña: esta pequeña ofensa momentánea parece enorme y nos da ganas de gritar. Lanzamos el equivalente a la rabieta de un niño de dos años. Sin embargo, si pensamos en grande, podemos ver que esta pequeña cosa importa muy poco en el gran esquema de las cosas. No vale nuestra energía. Así que recuerda siempre sé más grande, piensa en grande y amplía tu perspectiva.
  • Abrazarlos mentalmente y desearles un mejor día.– Este pequeño truco puede cambiar positivamente la forma en que vemos a las personas que nos ofenden. Digamos que alguien acaba de decirnos algo desagradable. ¡Cómo se atreven! ¿Quiénes se creen que son? ¡No tienen consideración por nuestros sentimientos! Pero, por supuesto, con una reacción acalorada como esta, tampoco tenemos en cuenta sus sentimientos; es posible que estén sufriendo por dentro de formas inimaginables. Al recordar esto, podemos intentar mostrarles empatía y darnos cuenta de que su comportamiento probablemente esté impulsado por algún tipo de dolor interno. Son desagradables como mecanismo de afrontamiento del dolor. Y así, mentalmente, podemos darles un abrazo. Podemos sentir compasión por esta persona, porque todos hemos estado destrozados y también sufrimos en algún momento. Somos iguales en muchos sentidos. A veces necesitamos un abrazo, un poco de compasión extra y un poco de amor inesperado.

Prueba una de estas estrategias la próxima vez que alguien te ofenda. Y luego sonríe y respira, armado con el reconfortante conocimiento de que no hay razón para dejar que el comportamiento de otra persona te convierta en alguien que no eres.

Tu turno…

¿Cómo han afectado tus juicios y expectativas de los demás tu vida y tus relaciones?

Leave a Comment