18 Razones para Mandar a La Mierda Las Expectativas de Todo El Mundo

que-debo-hacer-para-crecer-como-persona

Tus necesidades también importan. No las ignores.
A veces tienes que hacer lo mejor para ti y tu vida, no lo mejor para todos los demás.

Una vida consumida esforzándote demasiado para que siempre se vea que haces “lo que se espera de ti”. Un camino seguro hacia una existencia arrepentida. 

Yo tuve este camino una vez pero me complace decir que ahora estoy abriendo mi propio camino con base en mis propias necesidades, moral y valores. Y hoy espero inspirarte a hacer lo mismo…

Haz más que solo existir. Todos existimos. La pregunta es: ¿Vives?

Yo me di cuenta que existir sin vivir realmente de verdad no era lo que quería para mí. Así que hice cambios: gradualmente acepte todos los puntos discutidos en este artículo y nunca miré atrás. 

Si estás en el mismo lugar en el que estaba yo antes, buscando la aprobación de todos para hacer cualquier cosa, por favor, toma en serio esta publicación y comienza a hacer un poco más egocéntrico. 

La vida es demasiado corta para no hacerlo.

1. Primero, no estás obligado a cumplir con las expectativas de todos. 

La vida no tiene la obligación de darnos lo que esperamos. Y tú no tienes la obligación de dar a otros lo que ellos esperan. Punto. Haz las cosas porque te importa. Haz cosas porque sabes que es correcto. No solo hagas cosas porque todos los demás esperan que las hagas.

2. Las expectativas solo se interponen en el camino de las grandes experiencias de la vida.

No permitas que las expectativas (especialmente las expectativas de otras personas) se interpongan en tu camino. En verdad lo inesperado suele ser mejor de lo esperado. Toda nuestra vida se puede describir en una oración: no salió como estaba planeado, y eso está bien.

3. No necesitas que otros te tomen la mano en cada paso del camino. 

Estar dispuesto a ir solo a veces. No necesitas permiso para crecer. No todos los que empezaron contigo, terminarán contigo. Y eso está bien. 

(Recomiendo leer: El Camino Menos Transitado — Consíguelo en Amazon aquí.)

4. Puedes aprender de tus errores sin la presión innecesaria de un tercero. 

La vas a cagar a veces. Pero la buena noticia es que mientras escuchas tu intuición, puedes decidir cómo la vas a arruinar. Lo que significa que puedes decidir cómo vas a vivir y qué vas a aprender en el camino.

5. Nadie te conoce mejor que tú mismo. 

Cómo te pareces a los demás y cómo eres en realidad, rara vez coinciden. Incluso si se dan cuenta de lo que eres, aún faltan una gran pieza del rompecabezas. 

Lo que otras personas piensen de ti rara vez contendrá toda la verdad, lo cual está bien. Entonces, si alguien forma una opinión tuya basada en superficialidades, depende de ellos, no de ti, reformar esas opiniones. Deja que se preocupen por ellos. Sabes quién eres y qué es lo mejor para ti.

6. Solo TÚ puedes definir lo que es posible para ti y tu vida.

Algunas personas te matarán con el tiempo si las dejas. Y cómo te matarán es con frases pequeñas e inofensivas como: “Sé realista”. 

Cuando esto suceda, cierra los oídos y escucha tu voz interior. Recuerda que el éxito real en la vida no es lo que otros ven, sino cómo se siente. Es vivir tu verdad y hacer lo que te hace sentir vivo.

7. Al final la felicidad es poder vivir tu vida a tu manera. 

Llega un momento en que estás con la espalda contra la pared y te das cuenta de que todo lo que puedes hacer es decir: “¡Fuck it, estoy haciendo las cosas a mi manera!” y comienzas a avanzar en lo que es verdaderamente importante para TI. 

Ahí es cuando empiezas a vivir la vida de acuerdo con tu propia moral y valores. Ahí es cuando finalmente puedes estar en tu momento más feliz.

8. Puedes servirte mejor a ti mismo y a los demás dándote lo que TÚ necesitas. 

No te preguntes qué necesita el mundo, pregúntate qué te revive y hazlo a toda costa. Eso es lo que necesita este mundo: personas como tú que cobran vida. Lo que significa que tus necesidades importan, así que no las ignores. 

A veces tienes que hacer lo mejor para ti y tu vida… Y no solo lo que parece mejor en la superficie para todos los demás.

9. En lugar de estar atrincherado por opiniones ajenas, puedes crear tu propia realidad.

Si J.K. Rowling se hubiese detenido después de ser rechazada  por varios editores durante años, no habría Harry Potter. 

Si Howard Schultz se hubiese rendido después de ser rechazado por los bancos más de 200 veces, no habría un Starbucks. 

Si Walt Disney hubiese renunciado demasiado pronto después de que su concepto de parque temático fuera destruido por más de 300 inversores, no habría Disney World. 

Una cosa es segura: si le das demasiado poder a las opiniones de los demás, te convertirás en su prisionero. Así que nunca dejes que la opinión de alguien defina tu realidad.

(Recomiendo leer: El Poder de Ser Vulnerable — Consíguelo en Amazon aquí.)

10. Te permites la libertad de decir tu verdad.

Sí, di tu verdad, incluso si tu voz tiembla. Sea cordial y razonable, por supuesto, pero no pises con cuidado cada palabra que digas. 

Elimina tus preocupaciones de lo que otros podrían pensar de ti. Deja que las consecuencias de hacerlo se desenreden naturalmente. 

Lo que encontrarás es que la mayoría de las veces nadie se sentirá ofendido o irritado en absoluto. 

Y si se enojan, es probable que solo porque hayas empezado a comportarte de una manera que les hace sentir que tienen menos poder sobre ti. 

Piénsalo. ¿Por qué mentir?

11. Las personas equivocadas no podrán alterar tus estándares. 

Recuerda que las relaciones fallidas no están diseñadas para alentarte a disminuir tus estándares sino para mantenerlos y elevarlos más. 

Así que mientras estás tomando decisiones en lugar de excusas, aprendiendo cosas nuevas y acercándote más y más a tus metas, debes saber que hay otras personas, como yo, que admiran tus esfuerzos y luchan por la grandeza también. 

En pocas palabras: no dejes que las personas equivocadas te depriman.

12. Los haters tendrán menos efecto en ti. 

No te preocupes por los haters, nunca!.. 

No dejes que te atrapen. 

Solo están molestos porque la verdad que conoces contradice las mentiras que viven. Punto.

13. Tu individualidad puede ser abiertamente celebrada y disfrutada.

Buscar aprobación constantemente significa que estás perpetuamente preocupado de que otros estén formando juicios negativos sobre ti. 

Esto roba la diversión, el ingenio y la espontaneidad de tu vida. Gira 180 grados este hábito. Si tienes la suerte de tener algo que te hace diferente a todos los demás, no te avergüences y no cambies. 

La singularidad no tiene precio. En este mundo loco que está tratando de hacer que te gusten todos los demás, encuentra el coraje para seguir siendo tu extraordinario ser. 

Se necesita mucho coraje para estar solo, pero vale la pena. Estar sin pedir disculpas, ¡vale la pena!

14. Habrá menos drama. 

Renuncia al drama. Ignora la negatividad que te rodea. Solo sé sincero y amable, y promueve lo que amas en lugar de golpear lo que odias.

15. Tendrás más tiempo para socializar con las personas adecuadas. 

Cuando te sientes inseguro, normalmente no notas a los cientos de personas a tu alrededor que te aceptan tal como eres. Todo lo que notas son los pocos que no lo hacen. 

Nunca olvides tu valor. Pasa tiempo con los que te valoran. No importa lo bueno que seas para la gente, siempre habrá mentes negativas que te critiquen. 

Sonríe, ignóralos, y continúa. Es posible que una persona te vea sin ningún valor pero para otra ser un gran tesoro.

16. Las buenas relaciones no se rigen por expectativas unilaterales. 

Cuando se trata de tus relaciones, no te guardes todo lo que necesitas decirte a ti mismo. Déjalo salir. Expresa tu punto de vista.

La comunicación no es solo una parte importante de una relación, la comunicación es la relación. Comunícate incluso cuando sea incómodo e incómodo. 

Una de las mejores maneras de sanar y hacer crecer una relación es simplemente obtener todo lo que está dentro por fuera. Compromiso. Así es como las personas buenas hacen que juntas sucedan grandes cosas.

17. Puedes ser TU mejor versión sin competir con todos los demás.

Cuando estés feliz de hacer lo mejor que puedas sin comparar ni competir, todos los que valgan la pena te respetarán. 

Aquí hay algo de comida saludable para pensar: 

  • Siempre… Sé fuerte, pero no grosero. 
  • Sé amable, pero no débil.
  • Sé humilde, pero no tímido. 
  • Sé orgulloso, pero no arrogante. 
  • Sé audaz, pero no un abusador.

18. No estás obligado a nadie más que a ti mismo. 

Tu relación contigo mismo es la relación más cercana e importante que jamás tendrás. Así que no te olvides de Ti y no seas demasiado duro contigo mismo. 

Hay muchos otros dispuestos a hacer ambas cosas por ti. 

Y recuerda, si no te cuidas bien, entonces tampoco puedes cuidar bien de los demás. 

Es por eso que cuidarte es la mejor cosa egoísta que puedes hacer.


Guarda el pin dando click a la imagen.