Cómo Mantener Tus Hábitos Cuando Viajas

mantener-habitos-viajas

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito. “- Aristóteles

Apegarte a sus hábitos saludables puede ser un desafío incluso sin cambiar las circunstancias 

Cuándo te mudas de la comodidad de tu hogar y cambias tu entorno, muchas cosas ya no están bajo tu control. Por eso es difícil mantenerse constante y apegarse a actividades que nos acerquen a nuestros objetivos.

Estas dificultades pueden venir en diferentes formas:

  • Jet lag (por el cambio de huso horario)
  • No tener acceso a un gimnasio.
  • No tener acceso a la comida que necesita para tu dieta
  • No tener suficiente tiempo
  • Influencia del nuevo entorno
  • Y la lista puede continuar.

Por lo general nos estresamos porque no podemos seguir el ritmo de las cosas que se han convertido en parte de nuestra rutina y que son esenciales para nuestro desempeño diario, principalmente porque hemos invertido semanas, meses o años implementándolos en nuestra vida.

El principal problema aquí es que cuanto más demore un comportamiento específico (especialmente si es el que está formando actualmente), más tiempo te llevará volver a él una vez que regrese a casa.

Sin embargo hay algunas cosas que puedes hacer para que viajar (o cualquier cambio de entorno) sea mucho más fluido y agradable.

Aquí está su plan sobre cómo mantener tus hábitos mientras viaja.

1. Prepara tu mentalidad

Cuando decides viajar a algún lugar, o sabes que no tendrás acceso a tus elementos esenciales habituales, debes establecer las expectativas correctas.

En caso de que conozca el horario de antemano planifica cuándo deseas dedicar tiempo a tus hábitos.

En caso de que no estés familiarizado con todo el horario, sea flexible y tómalo con calma si no puedes hacer algo en el momento en la cantidad o la calidad que normalmente harías.

En estos momentos, abandona tu línea de tiempo típica e intenta hacer el hábito siempre que puedas.

2. Prioriza tus hábitos

No todos los hábitos son iguales.

Si por lo general tienes de 4 a 6 hábitos que hace todos los días, intenta identificar los que tienen el impacto más significativo en tu vida.

A veces, tus días de viaje te permitirán hacer dos de ellos, a veces cinco.

Haz tu mejor esfuerzo para no frustrarte cuando no puedas dedicarles tiempo a todos.

3. Crea tu “Paquete de Hábitos para Viajes”

Una vez que descubras en qué hábitos deseas concentrarte el siguiente paso es adaptarlos al tipo de viaje.

Por ejemplo, si sueles entrenar durante 2 horas en el gimnasio y no tienes acceso al equipo que usas normalmente cuando viajas, debes crear una rutina en la que puedas realizar al menos algunos ejercicios de peso corporal.

No es perfecto, pero lo harás.

Debes hacer esto para cualquier otro hábito para tenerlos listos cuando necesites viajar y utilizar los recursos disponibles de la mejor manera posible.

Pensamientos finales

Idealmente, querrás apegarte a todos tus hábitos y hacerlo de la manera más eficiente posible, pero al cambiar el entorno y las circunstancias eso no siempre es posible te lo digo por experiencia.

En estos momentos es fácil darse por vencido, pero dado que la coherencia es lo que buscas aquí, trata de abordar esto desde un lado minimalista.

Dejame darte un ejemplo.

Cuando intentaba establecer el hábito de leer al levantarme, trabajaba en horarios rotativos, lo que me agotaba tanto por que no tenía horarios fijos para dormir ni despertar.

Cuando iba de viajes entonces mi reloj interno se descontrolaba porque levantarme a la misma hora no era mi costumbre.

Para mantener mi hábito, hice una regla para leer solo 1 página antes de hacer cualquier otra cosa.

Una página al día, hasta que mi horario se normalizó un poco, y finalmente logré volver a mi ritual habitual.

No importa las circunstancias siempre puedes encontrar una manera de acercarte al menos un paso más cerca de tu hábito, incluso si eso significa hacer un paso pequeño hoy.

Leave a Comment