Cómo Superar El Perfeccionismo: Tu Guía Completa

superar-perfeccionismo

Como perfeccionista neurótico he experimentado los efectos debilitantes del perfeccionismo. En lugar de ayudarte a ser una mejor persona, el perfeccionismo puede convertirse en un trastorno compulsivo, arruinando tu vida y tu alma.

Si estás luchando con el perfeccionismo, he creado esta guía para ayudarte. Comparto los 8 pasos importantes que tomé para enfrentar mi perfeccionismo y ayudar a mis clientes a superar el suyo. 

Este post con 3,300 palabras de largo  no está destinado a leerse de una sentada, sino a leerse e implementarse con el tiempo. Asegúrate de marcarlo y compartirlo con tus amigos y familiares. ¡Disfruta! 🙂

1. Sé un perfeccionista saludable, no neurótico

perfeccionista-sano

El perfeccionismo puede ser un rasgo saludable. El problema surge cuando se lleva al extremo.

Los perfeccionistas neuróticos dejan que sus logros definan quiénes son y, a menudo, experimentan una profunda infelicidad por sus objetivos. Apuntan a altos estándares a expensas de todo, desde sus relaciones hasta su salud. Desafortunadamente, este es también el tipo de perfeccionismo glorificado en los medios, donde se hace que un apego poco saludable a las cosas y un enfoque neurótico en los resultados parezcan normales.

Por otro lado, hay un perfeccionismo saludable. A diferencia de los perfeccionistas neuróticos, los perfeccionistas saludables están motivados positivamente por altos estándares y los usan para impulsarlos hacia adelante. Están comprometidos con sus objetivos, pero no dejan que los fracasos los definan.

Al aprender la diferencia entre estos 2 tipos de perfeccionismo, puedes aprender a reconocer cuándo estás bordeando la zona “neurótica” y moderar tu comportamiento en consecuencia. He creado una lista de comportamientos diferenciadores entre perfeccionismo sano y neurótico, divididos en 7 categorías:

 tabla-superar-perfeccionista-sano-vs-neurotico

Imprima esta tabla y úsala como una herramienta de autocomprobación para mantener tus tendencias perfeccionistas bajo control. Usa los comportamientos bajo “Perfeccionismo saludable” como punto de referencia. ¡A través de la práctica, puedes ser más equilibrado en tu enfoque! 🙂


2. Elimina la mentalidad de todo o nada

 balanza-todo-o-nada

La mentalidad de “todo o nada” es un gran problema entre los perfeccionistas en general. Los perfeccionistas tienden a pensar en términos de dicotomías muy estrictas. Por ejemplo, “Negro” o “Blanco”. “Todo” o “Nada”. “Éxito” o “Fracaso”. “Completa todo” o “No lo hagas en absoluto”.

Sin embargo, tal pensamiento es autodestructivo y, en el mejor de los casos, irreal. En el mundo real, nadie logra el éxito sin problemas, sin fracasos. Ningún atleta gana un torneo sin luchar con su entrenamiento. Ningún emprendedor tiene éxito sin haber fallado primero de alguna forma o manera. Y nadie produce un gran trabajo sin primero luchar con sus herramientas y producir algún tipo de trabajo pésimo. En realidad, todo sucede en progresión, no de manera todo o nada.

“Todo avanza según un orden universal de las cosas”. ~Lebreault

Se sabe que Silicon Valley, hogar de miles de compañías tecnológicas, incluidas las principales corporaciones como Facebook, Apple y Google, fomentan el fracaso. Los emprendedores suelen dar charlas sobre sus propios fracasos. La gente de allí vive con el mantra “Falla rápido, falla a menudo”. Incluso tienen una conferencia anual llamada FailCon para alentar a las personas a aceptar el fracaso. Esto se debe a que reconocen que el fracaso es el camino del éxito y, al fallar rápidamente, es la forma más segura de aprender qué funciona / qué no funciona y cómo creces.

Por lo tanto, deshazte de esa mentalidad de todo o nada. Cuando piensas en todo o nada, lo que realmente obtienes es nada y nada. Permítete hacer cosas de forma incompleta, imperfecta e imprecisa. Así es cómo puedes avanzar al estado de finalización y precisión. Concéntrate en maximizar el progreso en cada paso del camino, incluso a través de la experimentación y el fracaso, ya que esa es la forma más segura de garantizar tu éxito más rápido.


3. Evita la trampa mental del perfeccionista (mejor ir por el 80/20)

trampas-mentales-netflix

La mente del perfeccionista es un elaborado laberinto. Es capaz de absorber grandes cantidades de información, analizar detalles y establecer requisitos complejos para cada tarea.

Sin embargo, debes tener cuidado con la trampa mental del perfeccionista, un término que utilizo para referirme a la capacidad de un perfeccionista para atraparse con un enfoque interminable en la información y los requisitos sin importancia. Debido a que un perfeccionista está orientado a los detalles y es capaz de absorber altos niveles de información, también son su eslabón más débil cuando se trata de tomar medidas. 

Para ellos, todo es importante y todo debe hacerse. Al final, se sienten abrumados. Algunos perfeccionistas postergan; algunos se atascan en el modo de Parálisis por Análisis. Algunos se rinden, mientras que otros pasan una cantidad de tiempo insoportable solo para hacer cosas simples.

¿Estás sufriendo de la trampa mental del perfeccionista?

Por ejemplo: un entrenador neurótico puede sentir que necesita codificar por color sus diapositivas y obtener carpetas premium con logotipos en relieve para los folletos de sus alumnos, pero tal vez lo que realmente les importa a sus alumnos es su contenido y si puede ayudarlos a resolver sus problemas. La persona que hace dieta extrema puede sentir que necesita ayunar repetidamente cada vez que come un ‘cheatmeal’ para tener éxito en su pérdida de peso, pero tal vez sea más importante que coma de manera saludable y que coma dentro de sus necesidades de energía con mayor frecuencia.

Compartí mi trampa mental respecto a la edición de videos, donde solía preocuparme por la eliminación de cada pequeño “clic”, pausa leve, sonido de saliva, etc. en mis grabaciones Pero al ver otros videos, de los mejores, me hizo darme cuenta de que tener esos sonidos está completamente bien, siempre y cuando no sean excesivos. Hacen que la experiencia auditiva sea más personal. Hacen a la persona real. La eliminación perfecta de estas cosas no cambiaría drásticamente la utilidad de mi material tanto como lo haría dar mis mejores consejos de calidad.

Para ti quizás tengas un estándar extremadamente alto para cada trabajo que creas. Sin embargo, puedes tener dificultades con este alto nivel muy a menudo, hasta el punto de que te impide hacer más. Si es así, tengo estas preguntas para ti:

  1. ¿Qué estás tratando de lograr aquí?
  2. ¿Quiénes son las personas que han logrado este objetivo o lo están haciendo extremadamente bien ahora? ¿Qué hicieron para tener éxito?
  3. Teniendo en cuenta tus respuestas a la Q2, los detalles por los que has estado obsesionado: ¿son esenciales para el éxito de tu objetivo? Si no, ¿es hora de dejarlos de lado (o reducir tu enfoque en ellos)? Concéntrate en el 80/20, los pocos factores cruciales que tienen el mayor impacto en tu objetivo. Ten cuidado con los rendimientos decrecientes que provienen de tratar de impulsar y perfeccionar cada pequeña cosa, especialmente los factores que finalmente no afectan lo que estás tratando de lograr.

Leer:

Ley de los rendimientos decrecientes

4. Aprende a respetarte y amarte a ti mismo

lista-deseos-hacer-antes-morir-mala-vibra

Como perfeccionista, puedo entender el diálogo interno negativo y el abandono personal, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. Es fácil reprenderte cuando las cosas no salen según lo planeado. Es fácil sacrificar tu bienestar porque valoras tu trabajo. También es fácil culparte por los problemas y errores de los demás.

Pero esto suele suceder porque no te estás considerando lo suficiente. Para mí, digo cosas como “La cagaste” o “Tanto esfuerzo para ese tollo” cuando no estoy contento con cómo van las cosas. Pero eso se debe a que permito que mis objetivos y los problemas de los demás tengan prioridad sobre mi propia identidad y mi amor propio. 

Sacrifico mi propio sueño y descanso para completar mi trabajo y cumplir con los plazos. Pero eso se debe a que no estoy considerando mi salud en gran medida, en relación con mi misión.

¿Significa que debemos descartar las necesidades de todos y solo valorarnos a nosotros mismos? No claro que no. Lo que digo es que debemos aprender a respetarnos a nosotros mismos y a nuestras necesidades, mientras valoramos las necesidades de los demás. Necesitamos aprender a amarnos a nosotros mismos y a nuestros defectos, así como amamos a los demás sin condiciones. Y ciertamente debemos continuar dedicándonos a nuestro oficio, pero sin comprometer nuestro bienestar.

Aquí hay algunas directivas para ti:

  1. Cambia tu diálogo interno negativo. La próxima vez que te regañes, cambia a un diálogo interno positivo. En lugar de “La cagaste”, cambie a “La próxima sale mejor”. En lugar de “Soy una persona horrible”, cambia a “Soy un buen ser humano que está haciendo todo lo posible”. “No soy lo suficientemente bueno”, cambie a “Tengo mis propios talentos únicos y estoy mejorando cada día”.
  2. Deja de culparte a ti mismo. Sé que es fácil golpearte cuando las cosas no salen bien. Pero reconoce que has hecho tu mejor esfuerzo. Hiciste lo que pudiste dentro de las circunstancias. En lugar de culparte a ti mismo, date crédito por lo que has estado haciendo. Amate y apreciate a ti mismo.
  3. Piensa en 3 cosas que estás haciendo bien. Un perfeccionista neurótico tiende a enfocarse en la falta y las cosas que no están haciendo bien. Cambia eso enfocándote en las cosas que estás haciendo bien. ¿Cuáles son 3 cosas que has hecho bien, en este objetivo o en tu vida? Concéntrate en ellos y repite estas preguntas siempre que tengas un diálogo interno negativo. Cuando se hace con frecuencia, comenzarás a reconocer tus propias fortalezas de forma natural.
  4. Haz de la salud una prioridad. Nadie puede evitar que sacrifiques el descanso en nombre del trabajo, pero debes preguntarte si esto es lo que quieres para los próximos 40 años. Nuestra salud es el resultado acumulativo de cómo hemos cuidado nuestro cuerpo a lo largo de nuestra vida, no lo que hicimos en el último mes. Esto significa que la falta constante de descanso y autocuidado en la actualidad pondrá tu salud en un grave estado de deterioro dentro de 10 o 20 años. ¿Es esto lo que quieres? ¿Qué tal si comienzas tu autocuidado ahora?


5. Usa tus ideales como guías, no absolutos

Los perfeccionistas tienden a apegarse mucho a sus objetivos. ¿No logré un objetivo particular? Eso significa que he fallado, piensan. ¿No logré un objetivo en un determinado período de tiempo? Eso significa que no valgo nada, piensan. Toman sus objetivos como una representación de su valía y se castigan cuando las cosas no salen bien. Algunos deciden que sus objetivos no son para ellos y descartan perseguir objetivos por completo; algunos caen en la depresión.

¿Pero es eso cierto? ¿Que cuando no logras tus objetivos (de manera lista) eres pésimo e inútil? No claro que no. El hecho de que no logres tus objetivos en un período de tiempo particular no significa que hayas fallado, solo significa que no lograste tus objetivos en ese período de tiempo particular. Quizás hubo cosas que surgieron. Quizás tu enfoque fue incorrecto. Quizás el objetivo que estás buscando no es compatible y necesita establecer un objetivo más compatible.

Date cuenta de que tus objetivos son guías, no absolutos. “Guía” significa que tu objetivo tiene la intención de guiarte en tu camino de mejora. “No es absoluto”, lo que significa que tu objetivo no es un objetivo difícil e inflexible, donde no lograrlo significa que tú eres una persona deficiente (que por cierto es mentira). Eres más que tus metas y logros. Estás aquí para hacer algo maravilloso en el mundo. Está en tu ADN.

Lo que esto significa es, continúa estableciendo grandes metas. Deja que tu corazón se vuelva loco con tus metas y sueños más grandes, y deja que te guíen. Si has alcanzado un objetivo particular todavía no es tan importante como el hecho de que estás progresando hacia él.

Recuerda, tu objetivo real en la vida es crecer y trabajar para ser tu mejor yo. Tus objetivos son simplemente guías para ayudarte a hacerlo.

Más aquí:

¿Cuál es el mensaje de tu objetivo?

Cuando los objetivos dejan de funcionar

Cómo ser la persona más segura del mundo

6. Valora tus relaciones

lista-deseos-hacer-antes-morir-enamorarte-de-nuevo

A medida que envejezco, aprendí a valorar más las relaciones. Solía ​​priorizar el trabajo sobre mi vida personal, que también incluye mis relaciones. Siempre pensé que siempre debería poner mi 100% de energía en el trabajo (dejando poco espacio para mí y para los demás), y una gran parte de esto surgió del crecimiento en un país donde la retórica nacional premia el trabajo y los logros sobre las necesidades personales y el ocio,  donde las personas trabajan las horas más largas del mundo (2,288 horas por año en Rep. Dom., en comparación con 1.654-1.790 en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá).

Pero este es un mensaje pobre en retrospectiva. Es importante estar dedicado a tu oficio, pero la vida no gira solo en torno a tu trabajo. Tienes tu familia. Tienes tus relaciones. Tienes a la gente que amas. Para algunos de ustedes, su motivación (o parte de su motivación) para salir bien en el trabajo probablemente sea impulsada por sus seres queridos. Según Bronnie Ware, una enfermera terminal, uno de los 5 principales arrepentimientos de la muerte es “desearía no haber trabajado tanto”, y esto fue un arrepentimiento declarado por todos los hombres que atendió (esto fue antes que las mujeres comenzaran a convertirse en sostén de la familia también).

Asigna tiempo para tus relaciones. Reserva un tiempo para tus seres queridos todos los días. 30 minutos, una hora, 2 horas; todo lo que puedas reservar por ahora. Muéstrales cuidado y preocupación. Dales un abrazo, un beso cada vez que los veas. Pregúnteles cómo les va y participa en sus días. Muy importante, recuerda tratarlos como individuos, sin prejuicios o expectativas que puedan surgir de una mente perfeccionista.

7. Celebra cada progreso, victoria y fracaso

lista-deseos-hacer-antes-morir-correr-marathon2

Me parece que los perfeccionistas tienden a centrarse en la falta mientras tienen expectativas muy duras de sí mismos. Nunca descansan hasta que hayan terminado lo que están haciendo. Raramente están satisfechos con lo que hacen. Siempre están buscando errores, problemas para corregir. Y no celebran mucho, incluso cuando han hecho un buen trabajo, sino que lo toman como un hecho.

Lady Gaga, una perfeccionista, dijo una vez que está perpetuamente infeliz con lo que crea. John Lennon de Los Beatles, una de las bandas de rock más famosas del mundo, mencionó en una entrevista que está “insatisfecho con cada disco”. Los Beatles alguna vez [suenan a tono] “. Él dijo:” No hay ni un disco que no lo vuelva hacer… Incluyendo todos los discos de los Beatles y todos mis discos individuales “. Michael Jackson dijo una vez:” Nunca estoy contento con nada, soy un perfeccionista, es parte de lo que soy ”. Yo mismo soy culpable de privación y culpa propia, siempre esperando niveles de rendimiento muy altos.

Supongo que es una forma de vivir, sentir insatisfacción constante con tu trabajo e infelicidad con él. Te ayuda a concentrarse en impulsar nuevos terrenos con tu oficio y mejorar tus brechas. Sin embargo, ¿puedo sugerir un enfoque diferente? Lo cual es celebrar todo lo que has hecho, incluyendo tu progreso, victorias, errores y fracasos. Así es, tus errores y fracasos también. Esto significa que si “solo” has progresado un 1% en tu tarea, celebra eso. Si te encuentras con un obstáculo, celebra el descubrimiento de este punto ciego que no conocías antes. Si cometiste algunos errores graves, reconócelos y luego corrígelos en consecuencia. Agradece esta experiencia para aprender y mejorar. No hace falta decir que celebres todas tus victorias y date una ENORME palmada en la espalda por un trabajo bien hecho.

Lo interesante es que puedes descubrir que hacerlo no necesariamente te hace flojo con tu trabajo. En todo caso, te alienta a luchar por mejorar. Reconoces tus fortalezas y habilidades, y te ayuda a aprovecharlas mejor. También hace la vida mucho más divertida, alegre y agradable. Porque a diferencia de un enfoque constante en la falta, ahora reconoces lo que tienes. Y esa mentalidad de abundancia contribuye en gran medida a construir un bienestar positivo, amor propio y felicidad emocional.

8. Delegar y dejar ir

Finalmente, aprende a delegar y dejar ir.

Como perfeccionista, puedes resultarte difícil trabajar con personas. Al ser un trabajador con esteroides, puedes sentir que es más fácil y rápido hacer todo tú mismo, en lugar de depender de otra persona. No solo eso, puedes hacer todo exactamente de la manera que imaginas, en lugar de tener que confiar las instrucciones a otros y tener que lidiar con errores y fallas de comunicación en el medio.

Sin embargo, he descubierto que no es posible hacer todo solo, no especialmente si desea aumentar tu nivel de producción y mantener la misma calidad de trabajo, no especialmente si deseas sobresalir en tu trabajo sin descuidar tu salud y relaciones. Puedes manejar todo y trabajar hasta la muerte, sin tiempo para ti y para los demás. ¿Es esto lo que quieres?

No tienes que hacer las cosas solo. Encuentra a las personas adecuadas, capacítalos e interactúa a medida que avanzas en el camino. Si bien es difícil encontrar a las personas adecuadas, eso no significa que te rindas, porque hay un gran talento, solo necesitas separar la paja del trigo. Incluso si estás trabajando con personas a las que no puedes elegir, como jefes y colegas, se trata de aprender a establecer una relación con ellos y encontrar una forma común de trabajar juntos.

Esto significa:

  1. Identifica las áreas en las que necesitas ayuda.
  2. Haz que la gente te ayude en estas áreas. Puede ser contratar personal o contratistas si diriges tu propio negocio, conseguir socios comprometidos, involucrar a tus compañeros de trabajo / jefe si estás trabajando en una empresa o incluso contratar a un coach si es una nueva habilidad que desea aprender rápidamente.
  3. Comparte expectativas y construye un entendimiento común con ellos, para que no haya confusión.
  4. Mira que las brechas son normales. Después de años de trabajar con personas, he aprendido que siempre hay un período de calentamiento cuando se trata de trabajar con alguien en una nueva tarea, y es normal. Así como te toma tiempo aprender algo nuevo, a los demás les toma tiempo hacer las cosas “bien” la primera vez. Aquí, se trata de una comunicación activa mientras trabajan juntos para cerrar la brecha.
  5. Finalmente, déjate llevar. No todos podrán hacer las cosas exactamente como esperas, y no debe esperar que lo hagan, especialmente cuando se trata de un trabajo creativo de alto nivel. Incluso si hay errores objetivos, brinda a tus compañeros de trabajo / personal la orientación para aprender de sus errores (en lugar de corregir todo tú mismo), de modo que sepan qué hacer la próxima vez. Al dejar ir expectativas muy específicas y dejar que las personas hagan lo suyo, pero dentro de pautas claras, por supuesto, les permite aprender, crecer y, posteriormente, entregarte su mejor trabajo. 🙂


Guarda el pin dando click a la imagen.