2 Cosas difíciles que debes hacer para estar en paz hoy

El objetivo es cambiar su respuesta a lo que no puede controlar. Crecer tan fuerte por dentro que nada en el exterior pueda afectar su bienestar interior sin su permiso consciente.

“Los tiempos difíciles no duran, la gente dura sí”. Repite eso tantas veces como sea necesario en los días y semanas venideros, a medida que el mundo se enfrenta gradualmente a la dura realidad del COVID-19.

Hay un dicho en la filosofía tibetana: “La tragedia debe utilizarse como fuente de fortaleza”. Mi abuela siempre me repitió esta línea cuando era niño. Cada vez que me enfrentaba a algún tipo de lucha inesperada, ella amablemente me recordaba que me estaba ayudando a crecer, siempre y cuando estuviera dispuesto a abrir mi mente a ello. A lo largo de los años, he aprendido cuán acertada tenía y cuán relevante es su sabiduría para todos nosotros ahora mismo.

Recuerda que la mente es nuestro mayor campo de batalla. Es el lugar donde reside el conflicto más fuerte. Y con COVID-19 ocupando gran parte de nuestra atención actual, ahora más que nunca necesitamos mantenernos bajo control.

En el juego de la vida, todos recibimos un conjunto único de limitaciones y variables inesperadas en el campo de juego. La pregunta es: ¿Cómo responderá a la mano que te han repartido? Puedes concentrarte en la falta de ella o empoderarte para jugar el juego con sensatez e ingenio, aprovechando al máximo cada resultado que surja, incluso cuando sea desgarrador y difícil de aceptar.

Obviamente, con el virus COVID-19 propagándose rápidamente por todo el mundo en este momento, todos nos enfrentamos a una dura realidad. Estamos ocupando un momento incierto en el tiempo, en la cúspide de un evento aparentemente histórico. Y aunque las vidas humanas son la principal preocupación, también es aconsejable considerar el impacto que puede tener en tu salud mental:

Pensar mejor en tiempos difíciles

Pensar mejor se trata de aprender a responder de manera eficaz. Cuando no puedes controlar lo que sucede en el mundo, debes desafiarte a ti mismo para controlar la forma en que respondes a lo que sucede. ¡Porque ahí es donde está tu poder!

Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

Entonces, practiquemos juntos.

¡Podemos hacer cosas difíciles!

Podemos tomar mejores decisiones…

Podemos elegir cómo gastamos nuestro tiempo en los días y semanas venideros. Podemos elegir la gratitud y la gracia. Podemos elegir con quién socializamos, y quizás lo más importante, con quién no (distanciamiento social). Podemos elegir amar y apreciar a las personas en nuestras vidas exactamente por quienes son. También podemos elegir amarnos y apreciarnos a nosotros mismos. Podemos elegir cómo vamos a responder a las sorpresas y luchas de la vida (COVID-19 es una de ellas) y si las veremos como maldiciones u oportunidades para el crecimiento personal.

Y, quizás lo más importante, podemos optar por pensar mejor sobre nuestras circunstancias actuales y dejar ir lo que no podemos controlar, para que podamos hacer conscientemente lo mejor de lo que tenemos por delante.

Cuando pensamos mejor, vivimos mejor y la paz se convierte en nosotros.

No intentemos simplemente “ser positivos” en este momento. No intentemos fingirlo. En cambio, simplemente abramos nuestras mentes a las incógnitas que tenemos frente a nosotros. Así es cómo:

1. Alivia la resistencia inmediata.

 Te sorprenderá la frecuencia con la que inconscientemente te resistes a la vida.

Si evalúas tu cuerpo y tu postura en este momento, apuesto a que puedes encontrar algún tipo de tensión. Para mí, a menudo está en mi cuello, pero a veces está en mi espalda y hombros.

¿De dónde viene esta tensión que sentimos? Nos resistimos a algo; tal vez alguien nos moleste, nos frustre la vida, nos abrumen todas nuestras obligaciones o simplemente nos aburramos. Y nuestra resistencia mental crea tensión en nuestros cuerpos e infelicidad en nuestras vidas. Por lo tanto, recomiendo esta simple estrategia a los estudiantes que están luchando por liberarse de la resistencia y tensión:

  • Localiza la tensión en tu cuerpo ahora mismo.
  • Fíjate en lo que te estás resistiendo y contra lo que te estás poniendo tenso: podría ser una situación o persona con la que estás lidiando o evitando.
  • Relaje la zona tensa de su cuerpo; la respiración profunda y un estiramiento rápido a menudo ayudan.
  • Enfréntate a la misma situación o persona, pero con cuerpo y mente relajados.

Repite esta práctica tantas veces como sea necesario hoy. Afronta el día con menos tensión y más presencia. Cambia tu modo de ser de uno de lucha y resistencia a uno de paz y aceptación.

2. Encuentra tu mente de principiante.

Imagina que tienes una mandarina madura y jugosa sentada en la mesa frente a ti. La recoges con entusiasmo, le das un mordisco y comienzas a saborearla.

Ya sabes cómo debe saber una mandarina madura y jugosa, por lo que cuando esta es un poco más ácida de lo esperado, haces una mueca, sientes una sensación de decepción y la tragas, sintiéndote engañado por la experiencia que esperabas.

O quizás la mandarina tiene un sabor completamente normal, nada especial. Entonces, la tragas sin siquiera detenerte para apreciar su sabor mientras pasas al siguiente bocado y al siguiente.

En el primer escenario, la mandarina te decepcionó porque no cumplió con tus expectativas. En el segundo, fue demasiado simple porque cumplió con tus expectativas al dedillo.

¿Ves la ironía aquí?

O no es bueno o no es lo suficientemente bueno. Así es como muchos de nosotros vivimos nuestras vidas. . . infeliz y sin éxito. Es por eso que muchos de nosotros nos sentimos defraudados, decepcionados y poco emocionados por casi todo.

Porque nada cumple realmente con nuestras expectativas.

Ahora, imagina que mejor intentas esto: elimina tus expectativas de cómo “debería” saber la mandarina. No lo sabes, y no esperas saberlo, porque aún no lo has probado. En cambio, eres genuinamente curioso, imparcial y abierto a una variedad de posibles sabores. La saboreas y realmente prestas atención. Notas la jugosidad, la textura de la pulpa, los sabores simultáneamente picantes, agrios y dulces arremolinándose en tu lengua y todas las otras sensaciones complejas que surgen en tu conciencia mientras mastica. No sabías cómo sabría esta mandarina, pero ahora te das cuenta de que es diferente al resto, y es notable. Es una experiencia totalmente nueva, una experiencia que vale la pena, porque nunca antes habías probado esta mandarina.

Los expertos en mindfulness a menudo se refieren a esto como “mente de principiante”, pero en realidad, es solo el resultado de una mentalidad libre de expectativas innecesarias y sofocantes.

La mandarina, por supuesto, puede sustituir a casi cualquier cosa en tu vida: cualquier evento, cualquier situación, cualquier relación, cualquier persona, cualquier pensamiento que entre en tu mente. Si te acercas a cualquiera de estos con expectativas de “cómo debería ser” o “cómo tiene que ser” para ser lo suficientemente bueno para ti, casi siempre te decepcionarán de alguna manera, o serán demasiado simples y poco emocionantes para incluso recordarla. Y pasarás a la siguiente decepción o experiencia, y la siguiente, y la siguiente, y así sucesivamente, hasta que hayas vivido la gran mayoría de tu vida atrapado en un ciclo interminable de experiencias que has vivido. apenas te gusta o apenas te das cuenta.

Un momento de oportunidad para nosotros

La conclusión es que cada situación imaginable tiene una belleza oculta si estamos dispuestos a abrirnos a ella. Por ejemplo, en el pasado, incluso cuando yo he enfrentado la muerte de seres queridos, hemos descubierto oportunidades para que apreciemos más la vida, apreciemos las vidas de aquellos que hemos perdido y apreciemos el tiempo invaluable que tuvimos.

Hacemos nuestro mejor esfuerzo para incorporar esta misma mentalidad en cada situación difícil que enfrentamos. Cuando nos enfermamos, es una oportunidad para descansar. Cuando algún imprevisto, como COVID-19, pospone uno de nuestros proyectos comerciales, pasamos más tiempo con la familia. 

Elegimos encontrar la belleza incluso cuando está enterrada bajo las luchas y el dolor. Y puedes hacer lo mismo en los próximos días y semanas.

Nuevamente, podemos practicar juntos.

Esta es verdaderamente una oportunidad de momento para nosotros.

El turno es tuyo…

¿Qué punto de arriba resonó más?

¿Algo más que compartir sobre COVID-19 o tus circunstancias actuales?

Leave a Comment