5 Preguntas difíciles que pueden salvar una vida (y aliviar un poco el dolor)

Desperdiciamos nuestras vidas esperando que surjan caminos ideales frente a nosotros. Pero nunca llegan. Porque olvidamos que los caminos se hacen caminando, no esperando.

No hay nada más desalentador que un ser humano perfectamente sano y razonablemente próspero con el mundo entero en sus manos, que es crónicamente infeliz e improductivo. Realmente tampoco hay excusa para eso, sin embargo, veo este fenómeno desarrollándose todos los días: personas que eligen estar atrapadas en la miseria y se niegan a admitirlo. Esta mentalidad es el resultado de una vida extremadamente desequilibrada, una con demasiadas expectativas y sin suficiente disciplina.

La conclusión es que cuando tienes muy poca disciplina para lograr cosas nuevas y muy poca gratitud por lo que ya tienes, nunca conocerás la verdadera alegría de progresar en la vida, porque nada cambiará, e incluso cuando ocurra, nunca será lo suficientemente bueno en tu mente.

Entonces, ¿cómo cultivas el equilibrio en la vida cuando todo está tan fuera de lugar?

 Muchos de los más felices y exitosos defienden cinco principios clave que dictan tanto la efectividad de sus decisiones diarias como la calidad de sus vidas.

Hoy, he convertido estos cinco principios clave en cinco preguntas difíciles para ti… difíciles porque cumplir con lo que te piden no es nada fácil. Si evitas estas preguntas y tomas decisiones de manera inconsciente, es muy probable que termines como la mayoría de las personas que tienden a estar fuera de forma física, agotadas mentalmente y arrepentidas personal y profesionalmente. Pero, si te haces estas preguntas con regularidad y tomas tus decisiones diarias de manera consciente, literalmente puedes salvarte de una vida llena de dolor y frustración innecesaria …

1. ¿Te estás enfocando en lo que es realmente importante?

En todo momento, millones de pequeñas cosas compiten por tu atención. Todas estas cosas caen en una de dos categorías: cosas que son importantes y cosas que no lo son.

La gente nunca termina tareas trabajando ciegamente más horas en todo lo que surge. En cambio, hacen más cuando siguen planes cuidadosos que miden y dan seguimiento a las prioridades e hitos claves. Entonces, si deseas tener más éxito y estar menos estresado, no preguntes cómo hacer algo más eficiente hasta que primero hayas preguntado: “¿Necesito hacer esto?”

El simple hecho de poder hacer algo bien no significa que sea lo correcto. Creo que este es uno de los problemas más comunes con muchos consejos de administración del tiempo; Con demasiada frecuencia, los gurús de la productividad se centran en cómo hacer las cosas rápidamente, pero la gran mayoría de las cosas que las personas hacen rápidamente no deberían hacerse en absoluto. 

2. ¿Te estás enfocando más en problemas o soluciones?

Donde va tu mente, fluye la energía. ¿En qué área de tu vida tiendes a concentrarte: lo que tienes o lo que falta en tu vida?

Estoy seguro de que piensas en ambos lados de esta ecuación. Pero si escudriñas tus pensamientos habituales, ¿en qué tiendes a pasar más tiempo pensando? ¿Lo positivo o lo negativo?

En lugar de concentrarte en lo que no tienes y envidiar a los que están mejor que tu, quizás debas reconocer que tienes mucho por lo que estar agradecido. Desarrollar el hábito de apreciar lo que tienes puede crear un nuevo nivel de bienestar y fortaleza emocional. Pero la verdadera pregunta es: ¿te tomas el tiempo para sentirte profundamente agradecido con tu mente, cuerpo, corazón y alma? De ahí proviene la energía para emprender acciones positivas.

Así que no dejes que la negatividad y el drama te afecten. Tu cerebro es un transmisor de radio. Transmite pensamientos, direcciones y vibraciones en tu vida; puedes elegir la estación que sintonizas. Las personas felices y exitosas entienden esto y se desconectan de la negatividad para dejar espacio a la positividad. Sé lo suficientemente sabio para seguir sus pasos. Aléjate de las tonterías que te rodean. Concéntrese en lo positivo y pronto será más difícil ver lo negativo.

Además,  acepta el hecho de que hay muchas cosas que no puedes controlar. Y si te concentras en lo que no puedes controlar, no harás nada más que crear más estrés para ti. Así que recuerda, puedes influir en muchos aspectos de tu vida, pero no puedes controlarlos por completo. Una vez que aceptes y adoptes plenamente este patrón de pensamiento, debes hacerte otra pregunta importante:

3. ¿Qué significado le asignas a tus desafíos?

Incluso cuando somos positivos, todos tenemos desafíos; no hay escapatoria a eso. Pero cómo te sientes acerca de tu vida tiene poco que ver con los eventos en ella o con lo que te ha pasado (o no). El significado que le asignas a estas cosas controla la calidad de tu vida. La mayoría de las veces, sin embargo, es posible que no te des cuenta del efecto de tu mente subconsciente al asignar significado a los eventos de la vida. Así que reflexiona contigo mismo…

  • Cuando sucede algo que trastorna tu vida (una enfermedad, una lesión, la pérdida del trabajo, etc.), ¿tiendes a pensar que esto es el final o el principio?
  • Si alguien te confronta, ¿esa persona te está insultando, entrenando o tratando de cuidar de ti?
  • ¿Un gran problema significa que Dios te está castigando o desafiando? ¿O es posible que este problema no sea realmente un problema, sino una oportunidad?

En pocas palabras: cuando sucede algo negativo, considera esta circunstancia como una oportunidad para aprender algo que no sabías. No desees que nunca haya sucedido. No intentes retroceder en el tiempo. Toma las lecciones aprendidas y da un paso adelante. Tienes que decirte a ti mismo: “Está bien. Lo estoy haciendo bien.” Necesitas saber que es mejor cruzar nuevas líneas y sufrir las consecuencias de una lección aprendida de vez en cuando, que simplemente quedarse mirando las líneas por el resto de tu vida.

También ten en cuenta que el pasado, incluso cuando tienes problemas, es invaluable para tu presente. Proporciona una base sólida para todo lo que estás haciendo ahora. Aprende de él, los errores y los éxitos, y luego déjalo ir. Este proceso puede parecer más fácil de decir que de hacer, pero depende de tu enfoque. El pasado es solo entrenamiento; no te define en este momento. Piense en lo que salió mal, pero solo en términos de cómo te ayudará a hacer las cosas bien.

Cuando cambiamos nuestro enfoque y significados habituales, no hay límite en lo que la vida puede convertirse. Un cambio de enfoque y un cambio de significado pueden literalmente alterar nuestra bioquímica y la trayectoria de nuestras vidas en un par de minutos.

Así que toma el control y recuerda siempre: el significado es igual a la emoción y la emoción es igual al poder. Elige sabiamente. Encuentra un significado empoderador en cualquier evento, y lo mejor siempre será tuyo.

Y eso nos lleva directamente a la siguiente pregunta…

4. ¿Qué harás ahora para avanzar?

Mientras todos los demás hablan de ello, las personas exitosas lo hacen en silencio.

Lo he dicho antes y lo diré de nuevo: no importa si tienes un coeficiente intelectual genial y un doctorado en Física Cuántica, no puedes cambiar nada ni hacer ningún tipo de progreso en el mundo real sin tomar medidas. Hay una gran diferencia entre saber hacer algo y hacerlo realmente. Tanto el conocimiento como la inteligencia son inútiles sin acción. Es tan simple como eso.

Las personas exitosas saben que un buen plan ejecutado hoy es mejor que un plan perfecto ejecutado algún día. No esperan el “momento adecuado” o el “día adecuado” o las “circunstancias correctas (imposibles)”, porque saben que estas reacciones se basan en un miedo y nada más. Actúan aquí y ahora, hoy, porque ahí es donde ocurre el progreso real.

5. ¿Qué recordatorios tangibles necesitas ver para mantenerte motivado?

Quieres perder peso, pero cuando estás cansado, es fácil racionalizar que comenzarás a hacer ejercicio y comer bien mañana. Deseas construir un negocio más rentable, pero cuando estás atrapado en la rutina diaria, es fácil hacer lo que te es familiar en lugar de lo que se requiere para crecer. Quieres nutrir tus relaciones más cercanas, pero cuando estás ocupado, es fácil racionalizar que realmente necesita trabajar en la propuesta de ese cliente.

Pocas cosas buenas son fáciles, y cuando las cosas se ponen difíciles, tomamos el camino fácil, aunque el camino fácil nos lleve por el camino equivocado.

Para combatir esto, muchas de las personas más felices y exitosas que conozco crean recordatorios tangibles que los alejan del borde de sus impulsos débiles. Un amigo mío que ha pagado casi $100K de deuda en los últimos cinco años tiene una copia del saldo de su tarjeta de crédito pegada en el monitor de su computadora; sirve como un recordatorio constante de la deuda que quiere saldar. Otra amiga guarda una foto de sí misma cuando pesaba 90 libras más en su refrigerador como recordatorio de la persona que nunca quiere volver a ser. Y otro llena su escritorio con fotos familiares, tanto porque le encanta mirarlas, así cuando el trabajo se pone realmente difícil, estas fotos le recuerdan a las personas para las que trabaja.

Piensa en los momentos en los que es más probable que cedas a impulsos que te alejen más de tus objetivos finales. Luego, usa recordatorios tangibles de esos objetivos para interrumpir el impulso y mantenerte encaminado.

Encuentra un buen ejemplo

Ahora que estás consciente del poder de estas cinco preguntas y tus decisiones posteriores, comienza a buscar modelos a seguir que estén experimentando lo que deseas en la vida. Cuando observamos a alguien de quien queremos aprender y tenemos una idea muy clara de lo que queremos crear para nosotros mismos, desbloqueas una enorme cantidad de motivación. Los seres humanos tenemos inclinaciones sociales, y cuando tenemos la idea de que queremos unirnos a algún círculo de élite por encima de nosotros, eso es lo que realmente nos motiva a alcanzar nuestro potencial. Mira, lo hicieron. ¡Puedo hacerlo también!”

Y sí, ¡tú también PUEDES hacerlo!

Puede sonar demasiado simplista, pero cuando dediques suficiente tiempo a hacerte las preguntas correctas y a estudiar a las personas que han estado adonde tu quieres ir, gradualmente abrirás un camino para crear los cambios positivos que deseas en la vida.

Y ahora es tu turno…

Recuerda que finalmente te conviertes en lo que haces repetidamente. La adquisición de conocimiento, todo lo que acabas de leer, no significa que estés creciendo. El crecimiento ocurre solo cuando lo que sabes cambia la forma en que vives. La mayoría de la gente se pierde la segunda parte. No seas uno de ellos.

Entonces, ¿cuál de las preguntas o puntos anteriores resonó más hoy? 

Leave a Comment