Cómo encontrar la gratitud cuando todo sale mal

“Si siempre estás agradecido por las pequeñas cosas, es difícil evitar la felicidad. Es una falta de gratitud lo que a menudo nos deprime.

Hay un pequeño ritual que practico todos los días, que puede convertir los días difíciles en más fáciles y las situaciones de la vida extremadamente difíciles en mejores. Es el ritual de la gratitud.

Por supuesto, este es un ritual fundamental y, sin embargo, a menudo nos olvidamos de practicar. Pero cuando practicamos con diligencia, rápidamente podemos transformar nuestras mentes y nuestras vidas.

Déjame darte un ejemplo rápido. Hace poco más de una década, recuerdo una noche específica en la que estaba luchando contra el dolor y también me sentía muy estresado por estar en quiebra, sin trabajo e infeliz con la dirección de mi vida. Estaba deprimido y muy perdido.

Pero esa noche me esforcé mucho para poner las cosas en perspectiva. Escribí una lista de todo por lo que estaba realmente agradecido, incluso cuando todo en mi vida parecía ir mal. Terminó siendo una lista bastante larga y todavía la tengo colgada en el tablero de mi oficina en casa. Algunas de las cosas clave incluyen:

  • Estoy en la ciudad que soñé.
  • Estoy vivo.
  • Tengo un cuerpo relativamente sano.
  • Tengo un techo sobre mi cabeza.
  • Tengo padres amorosos y otros miembros de mi familia, a quienes amo.
  • Tengo algunos amigos cercanos.
  • Tengo la capacidad de aprender cosas nuevas y crecer.
  • Puedo leer.
  • Puedo escuchar música.
  • Puedo ver el sol salir y ponerse.
  • Puedo correr en la playa.
  • Puedo saborear deliciosa comida casera.

La lista sigue y sigue, por supuesto, pero entiendes la esencia. Las pequeñas pero maravillosas cosas que daba por sentado todos los días ahora estaban en blanco y negro justo frente a mí. Los tiempos difíciles que estaba luchando por afrontar no desaparecieron de repente, pero las cosas se pusieron en una mejor perspectiva. Ya no me enfocaba únicamente en los tiempos difíciles con la visión estrecha, sino que ampliaba mi enfoque hacia la periferia de mi vida, donde existía una lista completa de cosas increíbles que podían nutrir mi espíritu interior.

Sí, hay partes de mi vida increíblemente dolorosas y está bien sentir el dolor que provocan. Pero también es importante que también recuerde el resto de mi vida, y también recordar que incluso las experiencias dolorosas hacen que la vida sea tan intrincada y extraordinaria como es. La vida sería imposible sin desafíos. No hay felicidad sin algo de tristeza: una requiere la otra.

El cambio de imagen de mi forma de pensar y cómo me sentí acerca de mi vida en ese momento, en esa noche realmente difícil, fue extraordinario. Y todo surgió de volver a los fundamentos; encontré algo de gratitud.

He usado este mismo proceso docenas de veces desde esa noche, y continúa marcando una gran diferencia:

  • Cuando alguien me molesta, trato de encontrar algo en ellos por lo que estoy agradecido.
  • Cuando me doy cuenta de que estoy postergando una tarea, miro por qué estoy agradecido por la oportunidad de completar la tarea.
  • Cuando me enfermo o lesiono el cuerpo, me concentro en lo agradecido que estoy de estar vivo y poder sanar.
  • Cuando pierdo a alguien a quien amo, lamento, pero también estoy agradecido por el tiempo y las experiencias que compartí con ellos.
  • Cuando sucede algo negativo con el trabajo que hago, recuerdo estar agradecido por la capacidad de trabajar y servir a los demás, y que estos desafíos me permiten ser más sabio.
  • Cuando no le agrado a alguien, o me juzga injustamente, hago todo lo posible para estar agradecido de que se preocupe lo suficiente como para siquiera prestarme atención. La atención es tiempo y el tiempo es un regalo.

La conclusión es que el arte de estar agradecido en días realmente difíciles comienza contigo. Y no te equivoques  al respecto: el secreto para estar agradecido no es ningún secreto. Eliges estar agradecido. Luego lo haces una y otra vez. Si lo olvidas, comienza de nuevo.

Dedicar unos minutos al día a escribir en un diario una lista de gratitud, o simplemente a reflexionar sobre aquello por lo que está agradecido en este momento, puede cambiar tu vida. Hazlo todas las mañanas o noches, configurando una alarma recordatoria si es necesario, y ve cómo te cambia.

No te apresures tampoco, no lo hagas sin cuidado. Intenta realmente sentir gratitud genuina en tu corazón y mente por todo lo que enumeres. Concéntrate en los pequeños milagros de tu vida. Y aprecia todo tu progreso también. Has pasado por mucho, pero has crecido mucho en los altibajos. Date crédito y gratitud por tu capacidad de recuperación y lo lejos que has llegado.

Ahora es tu turno…

¿Qué punto mencionado anteriormente te resuena más hoy y por qué?

Leave a Comment